6 meses y 20 días después – la vuelta al trabajo

Foto 20-11-17 11 56 11

Aviso, éste es un post NO-SCRAPBOOKING/NO-ARTJOURNALING por lo que puede que te aburras (o no, siempre pica la curiosidad de saber de la vida privada de las personas jejeje).

He sido una afortunada: he podido disfrutar 6 largos (aunque se me han hecho cortísimos) meses de mi pequeña Sofía. Seis meses en los que he perreado/ganduleado un poquito a su lado, pegándome siestas con mi chiquitina sobre la barriga, paseando mañana y tarde, haciendo kilómetros y más kilómetros por las calles de Cornellà y Barcelona. ¡Hasta impartiendo talleres juntas!

Pero todo lo bueno se acaba, aunque en mi caso, es un “acabarse sólo un poquito”, porque al fin y al cabo, soy una afortunada.

Me parecen unas súper mujeres aquellas mamás que “sobreviven” a dejar a sus bebés con familiares/babysitters/guarderías con tan sólo 4 meses. Aquí en España lo de harmonizar la vida profesional con la familiar queda todavía a años (¡añazos!) luz de nuestros compañeros europeos (al menos los nórdicos). Por lo que, si no tienes alternativa, te toca reincorporarte al trabajo te guste como si no. Si tienes súper suerte, igual te aceptan en tu trabajo hacer una reducción de jornada (temporal o no). Pero la cuestión es que tienes que volver.

Hay mamás que después de los primeros 4 meses agradecen despegarse de su bebé. Les encantan sus trabajos y quieren volver a ellos. Pero si eres una mamá como yo, pues como que se te va el aire de los pulmones sólo de pensar que pasarás horas sin ver a tu bebé.

La cuestión es que he tenido que hacer muchos cambios de planes en estos últimos meses, sobre todo en este mes de noviembre. Tenía un paro por delante de 2 añitos (bien merecido, me lo he trabajado, cada céntimo), pero ya se sabe que una hace sus cálculos y sus malabares pero al final no todo resulta como lo soñado. Aun así, soy una afortunada ya que he encontrado cobijo en la empresa de mi familia, por lo que puedo llevarme a mi niña a trabajar. Así que es una sensación agri-dulce, porque por un lado quería dedicarme en exclusiva a mi niña durante dos años, pero por otro, tengo la tranquilidad de que económicamente volveremos a respirar y puedo tener a mi niña en el regazo mientras respondo e-mails de clientes y proveedores.

¿Pero qué pasa con todas esas mamis que como yo, no se quieren perder ni un segundo de sus bebés, y no les queda más remedio que dejarlos con alguien? Se me parte el alma al pensar en ellas. Porque sé lo que deben de sufrir y sí, aunque acabas acostumbrándote, JODER (y lo digo en mayúsculas), ES INJUSTO (y esto también en mayúsculas).

Si al menos hubiese un plan de conciliación familiar realista y justo para las familias, todo sería más fácil. Pero no, no lo hay. Y mientras tanto, hay muchas mamis que ahora también tienen que hacer malabares y trucos de magia con el tiempo, estirarlo como un chicle para sacarle el máximo de jugo a cada segundo.

Sé que no estoy diciendo nada nuevo y que éste es sólo un post más de entre los cientos de miles que deben de existir sobre el tema. Pero necesitaba decirlo. Necesitaba decir que me sabe fatal, que me duele sólo de pensar en esas mamis que no corren mi misma suerte y que no les queda más remedio que volver al trabajo, lejos de sus bebés.

Y quisiera tener el poder de cambiarlo todo, de hacerlo todo más fácil, o al menos, mejor y más justo para las familias. Porque al fin y al cabo, lo más importante, es la familia.

Ánimos a tod@s aquellas valientes que os enfrentáis a lo mismo. Quizás algún día, nuestros hijos vean un cambio en todo esto. ¡Ojalá!

Por todo esto, también aviso de que tardaré un poco más en hacer productitos nuevos en mi tienda Etsy, me costará más actualizar el blog y ya no hablemos de esos tutoriales que me encanta currarme para tod@s vosotr@s. Pero no desapareceré, ¡palabrita! Sólo que todo irá muuucho más lento ahora. También tendré que recortar en esto de impartir talleres presenciales, porque no me da la vida para todo. ¿Sabéis lo que he tardado en preparar el material para el último taller que voy a impartir el próximo sábado (2 de diciembre)? ¡9 HORAS! Y no he acabado todavía, ¡me falta una tercera parte!

A veces uno no es consciente lo que se trabaja antes del taller; pero ya os podéis hacer una idea aproximada. Al menos de mis talleres jejeje. No dejo nada al azar (que sí a la improvisación), pero me gusta llevarlo todo preparado para mis querid@s alumn@s. Y todo eso lleva mucho tiempo, más de lo que os podáis imaginar. Así que esto también se verá afectado, teniendo que espaciar los talleres que hasta ahora impartía mensualmente. Pero para compensar, también os adelanto que prepararé talleres online. Así que una cosa por la otra 🙂 Y así también tengo content@s a toda esa maravillosa gente que estáis lejos de mi.

En fin mis florecillas, que esto es todo por el post de hoy. En el próximo a ver si ya tengo algunas tarjetas navideñas hechas y os las puedo enseñar. Hasta entonces, mil millones de besos y abrazos. ¡Y feliz lunes a tod@s!

Muaks, Bienve

Anuncios

13 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Cuánta razón tienes Bienve, yo con la niña cogí un poco de depresión y todo cuando volví al trabajo, se me partía el alma de saber que no podía volver a ver a mi niña hasta la noche, pero poco poco lo fui aceptando, incluso fie bueno para mi, y además estaba tranquila porque la dejaba en casa de mis padres y por lo tanto sabía que estaría bien cuidada, pero aun así fue muy dura la vuelta. Besos para ti y para Sofía.

    Me gusta

    1. No me extraña mi niña! Es que se hace durisimo separarse de ellas! Y sé que a algunos les parecerá exagerado,pero una siente lo que siente,sobre todo cuando ha querido ser madre con todas las ganas del mundo y ha costado tanto conseguirlo.
      Otro beso enorme para ti corazón ❤️❤️❤️❤️❤️

      Me gusta

  2. laurainguz dice:

    Bravo Bienve, yo lo pasé francamente mal cuando me tocó reincorporarme, aunque por suerte yo trabajo haciendo guardias de noche, que al menos la peque duerme… aún así es un desasosiego terrible. Y se me juntó con más cosillas (qué ya te contaré algún día).
    Disfruta de tu niña, crecen deprisa. La mía ya con 8 años… y cuánto echo en falta nuestras siestas abrazadas.
    Tu trabajo me sigue pareciendo el mejor, como ya te he dicho por mil sitios, tienes ese “algo” especial que a mí me atrapa.
    Un beso guapa y a por todas!

    Me gusta

    1. Se me hace un nudo en la garganta de leerte. Gracias por tan bellas palabras que me has dedicado. Gracias por tu apoyo y por estar ahí ❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️y Vivan las siestas abrazadas a nuestras hijas ❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️

      Le gusta a 1 persona

  3. Scrapshu dice:

    Mi princesita bonita, te mando todo el animo y la fuerza como siempre, empieza una nueva etapa, en la que una vez te adaptes seras muy feliz tanto tu como la pequeprincess! Como siempre puertas abiertas en Scrapshu para seguir nuestros talleres molones, que aunque mas espaciados, nunca podrían dejar de estar por que te quiero! :*

    Me gusta

    1. Preciosa! Qué ilusión verte por aquí ❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️ gracias por tu apoyo y tus ánimos. Es verdad que todo se calmará con el tiempo y en cuanto se instaure la costumbre del nuevo ritmo y las nuevas tareas,lo veré todo con más claridad y optimismo. Pero ya sabes que tengo el corazón un poquito roto xq me quería dedicar en cuerpo y alma a dar talleres. Lo mio es enseñar, siento pasión por impartir talleres. Pero viran, pasito a pasito,verdad? Un beso enorme princesa Shu❤️

      Me gusta

  4. Dolors dice:

    Que decirte que no te haya dicho siempre cuesta dejarlos pero como ya sabes que se hace para ir mejor ya me contaras como te va preciosa bonita entrada y animo chica tambien es una suerte como tu dices al poderla tener contigo y ademas tambien aprovechas toda su etapa esta que ya pronto querra ir por el suelo guapisima besitos para las dos .

    Me gusta

    1. Ya te digo,es que cada día es diferente y descubres algo nuevo. Perdérmelo me mataría un poquito. Gracias preciosa mía por tus palabras! ❤️❤️❤️❤️

      Me gusta

  5. Qdcreacions dice:

    Hola princesa! Qué decirte, yo como tú me siento de esas mamás que les ha costado la vida separarse de sus bebés . Yo tengo dos, ahora un poco más grandes. Pero con la primera, dentro de lo malo de volver a trabajar, después de cogerme una excelencia de 4 meses más, me echaron del trabajo y puede de estar con mi peque más tiempo y darle el pecho 15 meses.
    Con la segunda fue diferente, con nueve meses me la tuve que llevar a la escuela infantil pero te dentro de lo malo, yo trabajaba en ella, así que estábamos juntas pero separadas. Se me partió el alma cuando la tuve que dejar con 9 meses, aunque yo estuviese cerca.
    La realidad en cuanto a la conciliación familiar en este país es una asco.
    Pero no creo que cambie, o por lo menos yo no lo veré.

    Mucho ánimo y no estés triste, porque Sofía lo notará, y no podemos estar tristes. Ya verás como pronto lo veras con otros ojos.
    Un abrazo guapa

    Me gusta

    1. Desde luego,espero que cambie algún día xq es terrible comparado con otros países. En fin, dentro de lo malo,tengo muchísima suerte así que es cuestión de acostumbrarse 😉 un beso enorme princesa

      Me gusta

  6. Aurora Rey dice:

    Mi queridísima Cinderella, yo voy a ser la nota discordante, la que va al revés… jeje😉
    Yo tuve suerte, después de 16 semanas de baja maternal me reincorporé al trabajo, y lo necesitaba! Tuve suerte de poder disfrutar de reducción de jornada hast que Max ya tenía 12 o 13 años. No me perdí ni un minuto importante de su vida, lo compañe en la guarde donde nos acogieron con todo el cariño del mundo, haciendo del espacio un hogar. Me dejaron compartir las tardes con él y los amiguit@s. Crecimos juntos esos dos años con la experiencia.
    Después el cole, de nuevo intenté estar lo más cerca, crecer junto a él en esa nueva etapa: AMPA, consell escolar…
    Llegó el instituto… Max me dijo que se acabó, que él iniciaba un camino y yo debía seguir el mío, de repente y sin darme cuenta se había hecho mayor y me pedía más espacio. Por supuesto se lo di. Siempre se lo había dado a pesar de compartir tanto.
    Que nuestros hijos sepan que estamos, sólo que estamos… aunque no nos vean, que cuentan con nosotr@s incondicionalmente, es lo mejor que les podemos dar.
    No sé pirque te cuento “de nuevo” todo esto, ya tu sabes todo…
    Un consejo? Haz lo que te salga del corazón (o del pepe, que p’al caso es lo mismo) ya que tu tienes la verdad absoluta… pir lo menos hasta que cumplen los 12, empiezan el insti y de repente… vuelves a disponer de tooodo el tiempo del mundo 😘😘

    Me gusta

    1. Jijiji lo que me salga del peeepeeeeee jajaja crecen tan rápido Aurori. Es tremendo!!

      Me gusta

  7. Raquel dice:

    Es una INJUSTICIA si, yo con la primera pude estar 9 meses un privilegio, en cambio con la segunda a los 4 a la guardería y se te parte el alma cuando tienes q dejarlos y pasas las horas (que parecen semanas) pensando en ellos y te planteas el no trabajar más ( cosa impensable de pensar años atrás) pero no te importaria renunciar a tu vida profesional por ellos, maldito dinero…, Ojalá como tú dices nuestros hijos puedan vivir un cambio.

    Me gusta

¡Déjame tu comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s